Balanza con plan A y B

Neuro-Economía y sus Efectos Psicológicos

Seguramente nunca hayas escuchado este término “Neuro-Economía”, y puede que te preguntes por él y sobre su significado, así como por sus repercusiones e implicaciones en las personas y su salud mental. Saber acerca de la Neuro-Economía y sus Efectos Psicológicos te será muy útil para entender cómo los problemas económicos afectan a tu salud psicológica y cuáles son los problemas que más tienen nuestros pacientes.

El término Nuero-Economía es un concepto nuevo, pero con una larga historia en la humanidad, desde que el hombre intercambia productos de excedente para adquirir otros que no poseía (trueque), por tener la necesidad de consumirlos.

La necesidades fisiológicas son el factor psicológico más importante de la neuro-economía.

Necesidades basicas
Ilustración de necesidades básicas de Maslow

¿A qué se refiere el término Neuro-Economía?

Probablemente no hayas leído ni oído nunca nada acera de este término. Nuestro equipo de profesionales ha acuñado este término viendo la cantidad de pacientes que hablan sobre cómo les afecta la capacidad económica a su vida en general.

Por otra parte es importante mencionar cómo esto condiciona para poder hacer o no hacer algo, cuántas veces hay que pensar si comprar algo antes de comprarlo, cuántas cuentas hay que echar para poder permitirse algún servicio relacionado con la salud, cómo afrontar un imprevisto, etc., aspectos a los que uno nunca acaba de adaptarse.

Todo esto tiene una implicación y relación directa sobre nuestro estado de ánimo, nuestra motivación y nuestra forma de ver y afrontar las diferentes eventualidades.

mujer le duele la cabeza
Una mujer se toca la cabeza de dolor sobrecargada

Por tanto, este término se refiere a los efectos psicológicos que la economía tiene en una persona, sobre su salud mental y psicológica/psíquica, así como la forma en que la economía local donde vive y se desarrolla afecta a sus posibilidades y expectativas futuras.

Un ejemplo para ayudaros a entender a qué se refiere este concepto de “Nuero-Economía”, sería el de una persona que corresponde al prototipo de algunos perfiles en las redes sociales, donde parecen “representar personas en orden con su vida”, que viven viajando, yendo a restaurantes, y vistiendo ropa de moda y alta costura, además poseen grandes propiedades, así como coches y embarcaciones, y todavía disponen de tiempo y dinero para poder gastar en lujosas fiestas. Pues bien, este es el arquetipo o prototipo ideal de cómo una vida económica favorable afecta de forma positiva a nivel psicológico, y por tanto neurológico en la salud mental de una persona.

Pero, ¿Qué relación tiene la Neuro-Economía con la psicología?

Una alta relación de forma directa. Seguramente la actitud psíquica de estas personas sea mayormente positiva, frente a otras que no cuentan o disfrutan de esas oportunidades, teniendo que hacer miles de estrategias e ingeniería casera, para en multitud de ocasiones, adaptarse y sobrevivir con lo que tienen.

Planta y monedas
Mano recogiendo ahorros plantados

Lo que hemos podido constatar a lo largo de los años con nuestro trabajo como psicólogos es que, esta Neuro-Economía es un concepto muy ligado a sensaciones internas referidas a la situación económica del presente, tanto personal como social y política. Este aspecto político es un factor importante para determinar esa actitud y salud futura de las personas, ya que la situación económica de un país depende en gran parte de su estabilidad política y las decisiones que se tomen desde los órganos de gobierno.

La previsión que podamos hacer para el futuro acerca de cómo irá la economía de nuestro país o zona local, conformarán nuestras «expectativas neuro-económicas», es decir, condicionarán nuestros pensamientos, sentimientos y sensaciones, nuestro aliento, nuestra capacidad de decisión también se verá mediada por estas expectativas futuras, donde tendremos que tomar acciones a corto, medio y largo plazo acerca de qué cosas podremos hacer y cuáles dejar.

Neuro-Economía y sus Efectos Psicológicos.

¿Has tenido alguna vez la sensación de ver todo negro y no ver salida a lo que te planteas?

Eso se llama «incertidumbre de futuro» y te provocará malestar general, sobre todo a nivel psicológico.

Hombre dolor cabeza
Hombre se toca la cabeza aquejado por los problemas económicos

Los efectos que experimentarás principalmente serán de ansiedad acompañado de angustia, insomnio o mal dormir acompañado de sensación de cansancio o no descanso, pensamientos recurrentes sobre la misma temática (en este caso de tipo económico) lo que provocará que padezcas dolores de cabeza, sobre todo en la zona frontal, etc.. Además de generarse incapacidad para imaginarte fuera de esa mala situación económica, teniendo como efecto nerviosismo a diario, intranquilidad, etc.

Con el tiempo, esta situación provocará decaimiento anímico en general y aparecerá falta de motivación.

Todo esto son sensaciones y sentimientos cercanos a los de “ruina económica” que sufren algunas personas con depresión. Pero experimentar estas sensaciones, ¿quiere decir que estés deprimido? Es importante subrayar que estar decaído o de bajón no implica estar triste y que estar triste no implica estar deprimido, por lo tanto no necesariamente el bajón anímico que se experimenta en la Neuro-Economía implica estar deprimido.

Este es un resumen de los síntomas psicológicos que hemos observado en tantos pacientes a lo largo de mas de 30 años. Hemos creído oportuno hacer esta entrada para informaros acerca de este concepto y sus efectos psicológicos.

En próximas publicaciones ampliaremos las diferencias acerca de tener un ánimo bajo, estar triste y estar deprimido.

Redactado: Equipo de Psicólogos y Neuropsicólogos de PsicoSana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *